Harmonica Spain > entrevistas > Luis Saltos 2003

Reportaje Luis Saltos

CON BRILLO PROPIO

Luis Saltos es hoy el armonicistas cromático mas exitoso del país. Oriundo en Santiago del Estero, conoció a Hugo Díaz y, a diferencia de muchos que intentaron copiar estilos consagrados, él se aventuro a crear uno propio. Admira a Tommy Reilly, ante todo prefiere el jazz moderno y es un autentico progresista de su instrumento.

Biografía artística:
Entre 1963 y 1969 Luis Saltos integro la banda "Mister Trombon", con la que recorrió casi todo el país y grabo siete discos. Sus siguientes trabajos fueron como solista. En 1974 grabo "Una armónica para el Tango" y, un año después, "Folclore con Luis Saltos". Después de un largo periodo alejado de la música, protagonizo en 1992 el primer disco homenaje a Hugo Díaz, junto con Victoria Díaz y Domingo Cura. En octubre de ese mismo año tocó como invitado de la orquesta nacional de música Argentina "Juan de Dios Filiberto". Un año mas tarde participo del Festival Nacional de Folclore y en el ´94 recorrió el Litoral Argentino hasta el Paraguay con una delegación artística nucleada por iniciativa estatal. Ese mismo año grabo su disco "La Armónica del Tango, Luis Saltos". En su ultimo trabajo, "Armónica en la Noche de Buenos Aires", grabo temas como "Recuerdo", "Fuga y Misterio", "El Cholo" e "Inspiración" junto con Julio Rocella en guitarra y Roberto Moreno en bajo.

Reportaje a Luis Saltos:

El escenario de este reportaje fue una pequeña habitación de un edificio en pleno microcentro porteño. Luis Saltos, en este lugar chiquito y silencioso, da clases de armónica cromática. De una pared cuelga la imagen de una orquesta con él en el centro. Otras fotos, pero de su mujer y sus tres hijos, están debajo del vidrio de una mesa. Era una mañana fría de agosto. El músico preparo café para dos y acepto hablar de esa alma tímida, inquieta y profunda que lleva dentro.

-¿Quien es Luis saltos?
-Solo un músico nacido en Santiago del Estero. Hoy, con 57 años, dedico mi vida a tocar, estudiar y enseñar armónica. Empecé cuando era niño y quería aprender bandoneón. Justo al revés que Piazolla, que quería una armónica y no un bandoneón. Por economía, mi abuelo Federico me regalo una armónica "Seductora". La puso en mi mano y me dio el mandato: "hacela sonar". Yo cumplí.

-¿Como tomaron en su familia al naciente armonicistas?
-En mi casa cayo bien la idea de un hijo músico. Una vez cierta vecina llamada Dolores le dijo a mi madre "¡Como toca Luisito!". "Si, -le contesto ella-, todavía no se le entiende nada, pero ya se le va a entender". Mi madre conserva un anhelo de progreso y me lo transmitió. Desde ese entonces, nunca deje de tocar la armónica.

SIN QUE LO ECHEN
Pero Luis Saltos si dejo de tocar. Durante diez años, desde el ´82 hasta el ´92, tuvo el "órgano de boca" guardado en un cajón. "De tanto en tanto la tomaba entre mis manos -confiesa-, cerraba la puerta y tocaba para mi. Yo soy un tipo mas bien melancólico y de esa emoción salía mi música.

-¿Por que dejo de tocar durante tanto tiempo?
-Me case, tuve hijos, había caído la cantidad de trabajo artístico y quise hacerme cargo de mi familia. Me dedique a otra cosa. Pero un día, después de diez años, me llamo un productor para hacerle un homenaje a Hugo Díaz. Fue gracioso porque no me habían quedado armónicas. Entonces, compre una y le dedique un poema. Allí me dije: esto es mi vida. Ahora solo toco y enseño a tocar.

Tal vez uno de los mayores meritos de este armonicista santiagueño sea haber logrado una identidad musical en medio de tantos que imitaban el estilo consagrado de Hugo Díaz. Este, dice Saltos, "hacia sonar su armónica como un bandoneón pero con la estética tan especial de la armónica. Era Hugo Díaz. El único. Tocaba con octavas, sextas. Hubo muchos detrás de su estela y yo quise tener brillo propio, lo cual tubo sus costos".

-Usted hizo un disco homenaje a Hugo Díaz en 1992, ¿Como surgió la idea?
-Victoria Díaz, la mujer de Hugo, quiso que se grabara un tema que él no había llegado a publicar. Cuando me puse a tocar, Domingo Cura (hermano de Victoria y percusionista de Hugo Díaz) paraba el ensayo a cada rato para llorar.

"Yo toco lo que toco porque estudie", dice Saltos. De algún modo, este músico se apellida como lo que es: un artista que dio un gran salto. Porque cuando la gran mayoría tocaba de oído, él miro mas allá, se quemo las pestañas con teoría musical y con armónica, y así logro su estilo personal. Además, alcanzo a dominar un campo musical muy amplio. Por eso Luis Saltos no es como nadie. Eso si, como él mismo. Alguien que se jugo, salto y creo una identidad.

-Usted se aparto de la corriente general tan argentina de tocar la armónica de oído ¿Por que?
-En primer lugar porque quise buscar caminos menos explorados. Además me gustaba la música clásica y tengo cierta debilidad por las cosas difíciles. Estudie teoría, solfeo y armónica con maestros del Colón como Arturo Sneider y Hector López Furs. Eso me dio herramientas para la composición, para hacer arreglos y liberarme de lo que ya se había hecho. Eso mismo es lo que trato de transmitirles a mis alumnos. Les ofrezco aprender el lenguaje, la técnica y la armónica. Después, que exploren por si mismos.

-¿Que instrumento tocaría si no fuera la armónica?
-El oboe. Nunca tuve uno en mis manos, pero siempre me dio placer su sonido.

-De los armonicistas extranjeros, ¿a quienes admira?
-A Larry Adler, Toots Thielemans, Tommy Reilly. En especial a este ultimo. Es un verdadero concertista. Conoció la armónica cuando estudiaba violín, y en ella encontró su vocación.

1974


-Usted fue el primer armonicista que toco en las Islas Maldivas ¿Cómo fue eso?
-En 1974 hubo una campaña de integración cultural y zarpó de Buenos Aires el "Barco de la Cultura" hacia el sur hasta Ushuaia. A bordo viajaban bailarines del Vallet Nacional y otros artistas de renombre. Llegamos a las islas en julio. Fue curioso porqué no hacia frió. La gente local era muy amable. Muchos me felicitaron en español porque había una maestra que les enseñaba nuestra lengua a los Kelpers. Les encanto el sonido de la armónica.

-Su curriculum es amplio ¿Como proyecta su futuro?
-Quisiera formar un trío de armónicas con mis alumnos. Podrían ser tres cromáticas. O vinetta, bajo y cromática. Pero para que se de esta ultima formación algunos tendrían que postergar sus carreras de solistas, que es el anhelo de todo armonicista. También quisiera viajar por todo el mundo con mi armónica y tocar tango. Y por que no, me gustaría ser reconocido en mi país por lo que hice y hago.

-¿Siente que la gente le debe algo?
-Al menos me gustaría ocupar un lugarcito en la memoria artística, aunque fuera en el ultimo escalón. Acaso mi timidez haya ocupado en algo las luces del reconocimiento. No me gusta tocar en cualquier lado. Soy un poco pretencioso y eso quizás atente contra mi. Prefiero dar un show gratuito pero donde me sienta cómodo. Cuando yo subo a un escenario me emociono y suelto algún mensaje.

CHACARERAS PARA SANTIAGO

-¿Le queda algún mensaje en el tintero?
-Quiero dedicarle un disco de chacareras a Santiago del Estero. Esta es una provincia muy árida, pero la gente es maravillosa. Y la chacarera es un género musical que me apasiona.

-¿Siente nostalgia?
-Yo partí de mi pago para venir acá y buscar algo mas. Igual, yo viajo todos los años a Santiago. Y en algún rincón me llevo la armónica. Es como decía Troilo, "...quien dijo que yo me fui de mi barrio, si siempre estoy llegando...".
 

Por Federico Rivolta

 

POEMA DE SALTOS A LA ARMÓNICA

"Para expresar lo que siento tienes la voz que me falta (...) Cantas por tuya mi pena, sueñas por mi cuando cantas (...) Cuando mi armónica calla, se hace armonioso el silencio (...) Sé de la vida que olvida, se de los sueños que pasan. Tantas cosas que no pueden decirse con palabras (...) Conoces como ninguna las voces hondas de mi soledad. Sabes de mi lo que tanto busco (...) Cuando me vaya de aquí buscando en otro paisaje sueños distintos (...) quiero que estés junto a mi (...) ¿Con que mejor instrumento diré mis melancolías? (...)

Fragmentos del poema de Luis Saltos dedicado a la armónica que publico en el CD "Armónica en la noche" (1998)

 

© Derechos Reservados harmonicaspain.com